Lo primero que debes saber para entender los distintos tipos de cables eléctricos es que un cable eléctrico es el elemento cuya fabricación tiene como objetivo la conducción de la electricidad. Por ello, el material principal que se utiliza para su elaboración es el cobre, ya que este es el elemento con mayor grado de conductividad, más que el aluminio, que también puede ser utilizado para la fabricación de algunos tipos de cables eléctricos.

Partes de un cable eléctrico

Los cables se componen de un conductor eléctrico, que será el encargado de transportar la electricidad y que, como hemos dicho, puede ser cobre o aluminio. Además, también necesitará contar con un aislamiento, que es el componente que recubrirá al conductor, ya que tiene la tarea de conseguir que la corriente eléctrica pueda escapar del cable. El objetivo de un buen aislamiento será, así, que la electricidad sea transportada desde el inicio hasta el final del cable, sin sufrir pérdidas que podrían ser significar una avería eléctrica.

Otra de las partes más importantes de los cables eléctricos es la capa de relleno, que está situada entre el conductor y el aislamiento. Tiene como función principal darle un aspecto circular al cable, especialmente en aquellos que no son redondos de por sí porque pueden tener más de un hilo. Este relleno hace que se mantenga un aspecto estético, redondo y homogéneo. Y, por último, está la cubierta, que es la clase de material resistente que se aplica al cable para protegerlo de la intemperie y de otros agentes externos que pudieran perjudicarlo.

Tipos de cables eléctricos

Cable forrado no metálico

Son también conocidos como cables de construcción no metálicos o incluso cables NM. Están compuestos como característica principal por una chaqueta de plástico y contienen de entre dos a cuatro cables y otro pelado que servirá para la conexión a tierra.

Cable alimentador subterráneo

Son similares a los tipos de cables eléctricos anteriores, pero están envueltos de manera individual a través de termoplástico, de manera que se agrupen y se consigan incrustar en un material más flexible. Son utilizados en especial para la iluminación exterior o en el suelo, especialmente porque son muy resistentes al agua.

Cable multicolor

Es de los tipos de cables eléctricos más utilizados en las redes domésticas, porque son muy fáciles de instalar y tienen un muy buen sistema de aislamiento. Los cables multicolor cuentan con más de un conductor y son aislados de manera individual, además de contar con una capa de aislamiento externo que les ofrece la seguridad necesaria para ser utilizados en la red eléctrica doméstica. Son conocidos comúnmente como cable de serpiente y también son muy utilizados en la industria audiovisual.

Cable revestido metálico

Son también conocidos como cable BX o cables blindados debido a que cuentan con una cubierta metalizada. Por ellos, son utilizados de manera frecuencia para suministrar electricidad a una red amplia o para los electrodomésticos de mayor tamaño de una vivienda. Tienen tres cables de cobre trenzados que están perfectamente aislados.

Cable coaxial

Se utilizan con frecuencia para las conexiones de equipo de vídeo y son muy comunes en los estudios de televisión para transporta la señal. Disponen de una capa aislante tubular que tiene la función de proteger al conductor interno, también protegido por otro aislamiento adicional.

Cable de cinta

Son muy utilizados en los montajes eléctricos de ordenadores y en otros periféricos. Son, dentro de los tipos de cables eléctricos, los más flexibles, pero tienen la desventaja de que sólo son capaces de manejar aplicaciones de bajo voltaje.